En las últimas décadas se han producido importantes transformaciones, no sólo como consecuencia de cambios tecnológico - productivos, sino también como resultado de una reestructuración global de las relaciones económico - sociales y de los procesos de comunicación e información entre los pueblos. Una de las consecuencias directas derivadas de las transformaciones, tecnológico - productivas, exigencias del mercado internacional y relaciones económico – sociales, es búsqueda de nuevas alternativas de  producción, que encuentra en la fruticultura una respuesta a sus necesidades.
La Fruticultura que en su origen era empírica y se realizaba con la finalidad de satisfacer necesidades elementales se ha transformado en una Fruticultura Moderna más científica que empírica cuyo objetivo es satisfacer la demanda de un mercado consumidor cada vez más exigente.

Además en la actualidad la sustentabilidad se ha transformado en el concepto central a la hora de estudiar la compleja relación entre Medio Ambiente y Economía.La  habilidad  del  hombre  de  modificar  el  medio  ambiente  para  la  producción  está  fuera de discusión, pero es menos evidente la capacidad de aprovecharlo  a  fin  de que mantenga  su  vitalidad  y  su beneficio  económico  perdurable.

 Uno de los paradigmas de la fruticultura moderna es incidir en el incremento de la producción frutícola para satisfacer las demandas del mercado, reduciendo costos con sustentabilidad. Debemos producir de una manera sostenible, aumentando la productividad, conservando el ambiente y evitando degradaciones de suelo producidas por la irracionalidad de la economía.

Estos  son los fundamentos que nos permiten afirmar que la Fruticultura Moderna requiere un profesional preparado para producir frutas de manera innovadora y sostenible.

Contacto
 
 


Facultad de Ciencias Agropecuarias - Av. Valparaíso s/nº - Ciudad Universitaria